Quien fue presidente municipal hace años, quedó decepcionado de lo sucio, vil, ruin y bajo como se mueven los hilos de la política para que los intereses económicos continúen manejando el presupuesto público.

Las advertencias en la política

Me comentaba un político quintanarroense que fue presidente municipal hace años que quedó decepcionado de lo sucio, vil, ruin y bajo como se mueven los hilos de la política para que los intereses económicos continúen manejando el presupuesto público.

Pero lo más aterrador para él, es la manera en la que detienen o impulsan tu desarrollo dentro de esa política, la creación de la imagen pública, la primera a través de la “creación” de expedientes al grado que la autoridad judicial te persigue de oficio o te inventan una carrera de lo más exitoso para presentarse como la o el salvador del municipio, todo depende de quién gobierne el Estado o el País.

En ese contexto, al aspirante a la presidencia municipal de Solidaridad, Gabriel Mendicuti Loria, por el partido “Fuerza por México”, ya le mandaron decir que mejor se calme, que se quede quieto y que apoye a la candidata del Partido Acción Nacional (PAN), Lilí Campos Miranda, como lo hace otro expresidente de ahí, Filiberto Martínez Méndez.

Pero Gabriel Mendicuti no hace caso, que según él ya no hay motivos para que la Fiscalía General del Estado (FGE) le arme algún expediente, pues todo está repartido y declarado para que pudiese salir libre de las imputaciones en su contra, cuando fungió como Secretario de Gobierno en el período de Roberto Borge Angulo como gobernador, del 2011-2016.

A otro que mandaron calmar porque tiene la intención de imitar a la diputada Cristina Torres Gómez y cruzar del Movimiento Auténtico Social (MAS) al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) es a José Luis Guillén López, que no solamente tiene afinidad con el vocero del Gobierno del Estado, Carlos Orvañanos Rea, sino que también tienen negocios en el ámbito deportivo.

Les cuento que el diputado Guillén López estaba apalabrado con el paquete de Hernán Villatoro Barrios y Ana Pamplona para que se sumara a Morena, pero desde el Palacio de Gobierno le dijeron que si daba el paso, que se atuviese a las consecuencias, pues ya le tienen armado su expediente en caso de que no quiera apoyar las iniciativas del Gobierno del Cambio. Ahí se las dejo.

SASCAB

Por ciento, me dicen los que saben que cualquiera pudo inscribirse para una candidatura a la presidencia municipal por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero falta que se cualquiera pase el filtro de la honestidad valiente con el eslogan de “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”. Muchos de las y los inscritos salieron de sus respectivos partidos pensando que al caerles “el manto guinda” se les borrarían las aberraciones y el daño que le hicieron al pueblo cuando estuvieron en el PRI, en el PAN o en el PRD.

Solo para poner dos ejemplos, Marciano Dzul Caamal en Tulum quiere ser el candidato de Morena ante una Euterpe Gutiérrez Valasis que es de las fundadoras de ese partido; o Raymundo King de la Rosa, que es hijo (no jijo) de la oncena trágica y producto político de los exgobernadores Félix González Canto y Roberto Borge Angulo.